Tibieza.*

_

Llevaba ya hora y media desdoblando figuras de origami en la mesa del escritorio. Sin pensar en nada, embobado, absorto, con la mente ausente, con el único propósito en sus manos de hacer que los papeles parecieran nuevos, tratando de borrar todo pliegue, cada arruga, aplanando con los dedos largas, cuadradas y coloridas piezas de papel. El tiempo pasaban sin que él se diera cuenta, el sol podía haber viajado desde su derecha hasta su costado izquierdo sin que un solo pensamiento se creara en su cabeza. Planchar, extender, tender, desenrollar, rojo, azul, amarillo, verde. Sus pupilas agitándose sin parar, ansiosas en pequeños movimientos, no alcanzaban a hacer muchos grados entre un punto focal y otro pero sí mucho meneos deseosos, rápidos, incontables. De cerca era alguien completamente embelesado, con un ritmo en sus dedos tan pacífico, tajante y decidido que no concordaba en nada con la cadencia en su mirada.

Todo el ruido en la habitación era el del papel siendo gobernado por dos manos. A lo lejos sólo se advertía el sonido de sirenas en alguna avenida vecina. Pero si el sonido de la sangre corriendo lentamente por el suelo fuera percibido por el oído humano, éste también hubiera formado parte de los ruidos en este cuarto. Un hombre yacía apacible en el suelo con los ojos cerrados al lado de un charco de fluido obscuro y templado que había ido creciendo con el paso del tiempo emanando de su costado. Pero eso no se oía. Hacía más ruido incluso el movimiento vivo de los ojos tensos del hombre que desarrugaba papeles, el mismo que dos horas antes hizo algo sin pensar, llamó a la policía mucho tiempo después, se sentó al lado de su víctima y se empezó a enajenar, empezó a no pensar, a no pensar en decirle adiós a su vida normal después de haberle arrebatado la misma a alguien más, mientras descomponía figuras que alguien había hecho para alegrar y seguro hubieran servido también para consolar.

Las sirenas estaban ya por llegar, la luz de la tarde iba a desaparecer, y todavía le quedaban figuras a descomponer.

_

* (El post de la semana en “las domingueras“.) Tema: Desprendimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: