Tratado de verdad en luna menguante.

No voy a forzar palabras. Hoy no tengo a quien hablar y mi conciencia hace más ruido que cualquier grito por dar. Me hubiera encantado, no lo voy a negar, pero simplemente ha habido cosas que jamás se iban a dar; ni ese plan, ni ese amor, ninguno de aquellos deseos, ni de aquellos labios el grosor. Pero soy feliz. Soy yo.

Despierto, como, hago, deshago y me duermo. Y así, conmigo, soy yo. Y me gusta mi compañía al igual que las tardes calientes, las noches frías, la lámpara de mesa que se niega a servir, y las desveladas por Gran Vía. Porque así es. Así me gusta la vida, y la haya hecho yo o me haya hecho ella a mí, hoy no voy a forzar palabras para decir que así me gusta vivir (y si pudiera, lo haría para siempre).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: